Ya estas listo?

Ya estas listo?? Recuerda que casi comienza nuestra temporada de albercas que tanto gusta a grandes y pequeños. Nos estamos preparando para que tengas una experiencia super divertida y refrescante para pasarla en familia o con amigos. Pero conviene recordar algunos consejos y recomendaciones esenciales para disfrutar de estos días de piscina sin riesgos y evitando posibles sustos.

Realiza un inventario de la bolsa o mochila que llevaras y toma en cuenta las predicciones meteorológicas. Es una buena idea informarse de los posibles avisos de radiación ultravioleta y las recomendaciones de las autoridades sanitarias respecto a las altas temperaturas, para evitar riesgos. En cualquier caso, es preferible evitar las horas centrales del día, por eso es mejor acudir a la piscina pronto por la mañana o ya a media tarde, pasada la hora de la siesta.

Antes de salir siempre tenemos que ponernos la crema de protección solar. Estas lociones son fundamentales para proteger la piel de quemaduras, insolaciones y también para evitar otras enfermedades más graves. Las cremas se deben extender de modo uniforme por todo el cuerpo, incluyendo la espalda y las piernas, y debemos usar un factor de protección adecuado según nuestro tipo de piel. La cara y las zonas más sensibles, como el escote o el cuello, se protegerán mejor con productos específicos de alta protección. Si tienes el cabello delicado también puedes rociarlo con un spray especial para protegerlo del sol y del cloro.

¿Qué llevar en nuestra bolsa?

Parece obvio que para bañarnos en una piscina solo necesitamos el traje de baño, pero hay una serie de elementos que no deberían faltar en nuestra bolsa o cesta de verano antes de ir a darnos un chapuzón. Es una buena idea preparar un pack básico en casa antes de la primera salida a la piscina, así evitaremos los típicos olvidos de última hora y dispondremos de nuestro equipamiento siempre listo para todo el verano. Estos objetos harán nuestra experiencia mucho más placentera:

Ropa cómoda transpirable. Camisetas, camisolas, pareos o vestidos veraniegos para vestir cómodamente al ir y venir de la piscina. Podemos llevarlos encima del bañador si está seco o cambiarnos una vez allí. Las prendas ligeras nos protegerán del sol cuando no estemos en el agua.

Chanclas o sandalias de piscina. Si no las llevamos directamente puestas, habrá que sumarlas al equipaje de piscina. Es mejor no entrar al recinto con calzado de calle.

Gafas de sol. Los niños también necesitan gafas de sol para proteger la vista, y podemos adquirirlas graduadas si lo necesitamos.

Sombreros o gorras. Si no estamos dentro del agua o a la sombra los rayos del sol pueden ser muy dañinos en las horas centrales del día. La cabeza es muy sensible al calor y también se puede estropear el cabello, así que mejor llevar protección.

Crema de protección solar. Aunque ya nos hayamos puesto crema antes de salir, hay que renovarla cada dos horas o después del baño. Mejor llevar también una especial para la cara.

Aftersun. Para calmar la piel después de largas exposiciones al sol es conveniente tener también a mano una crema específica al final de la jornada.

Y ahora si lo más importante ¡¡¡A disfrutar!!!